noviembre 25, 2020

Ante una multitud Yésica Marcos conquistó la corona mundial supergallo de la OMB

Ante una multitud Yésica Marcos conquistó la corona mundial supergallo de la OMB

Más de 30.000 personas vieron en el anfiteatro Juan Pablo II de San Martín como la púgil local derrotó, en fallo unánime, a la estadounidense Ana Julaton y se adueñó del título ecuménico de la división.

Por Juan Ignacio Blanco y Raúl Adriazola jiblanco@diariouno.net.ar

Yésica Patricia Marcos (19-0-1, 6ko) se adueñó del título supergallo de la OMB al vencer en fallo unánime a la estadounidense de origen filipino Ana Julaton (10-3-1, 1 ko) en un combate que se realizó en el anfiteatro Juan Pablo II de San Martín ante más 30.000 personas.

La mendocina (54,800 kg.) tuvo una actuación impecable y por la categoría de su rival bien puede decirse que anoche tuvo su mejor combate profesional.

El primer cruce fue electrizante y terminó con Julaton en la lona, aunque el árbitro consideró que había sido solo un empujón.

La visitante (55,300 kg.) lució inquieta y algo nerviosa por el impactante marco que tuvo el combate, y Marcos lo aprovechó para sacar ventajas en el contragolpe.

El período de estudio no se hizo presente y en el inicio del segundo round la que cayó fue la Yesi ante un golpe ascendente de la estadounidense. Sin embargo la local se repuso y se prendió en un intercambio de golpes furioso hasta el final.

El Bombón Asesino no perdió la línea ante la insistencia de su rival que mostró la particularidad de gritar cada vez que lanzaba un golpe.

En el cuarto asalto las cosas no cambiaron. La Yesi se movió con acierto en la pelea corta y soportó algunos golpes bajos de su adversaria, que fue advertida por el árbitro Roberto Rodríguez y silbada por el público. De todos modos, dos directos de derecha que llegaron al rostro de Julaton le dieron una ventaja a la pupila de Martín Díaz.

El puertorriqueño Roberto Ramírez descontó un punto a Julaton en el quinto por recurrir a los golpes bajos y eso pareció confundir a la boxeadora de origen filipino. Marcos, sin desesperarse, sacó beneficios de esa situación y aumentó su ventaja en las tarjetas.

Marcos hizo sentir sus golpes sobre Julaton, quien poco a poco fue perdiendo intensidad. Por eso Marcos se movió con tranquilidad y mantuvo las acciones bajo control. La sanmartiniana supo imponer su ataque en todas las distancias, aunque en la corta y por adentro fue donde obtuvos los mayores réditos.

En el séptimo Julaton intentó tomar la iniciativa pero a esa altura Yésica era la dominadora y en el intercambio salió mejor parada.

Recurriendo a algunas artimañas (su entrenador se demoró en bajar del ring en foma recurrente y siguieron los golpes bajos) Julaton intentó recuperar aire, pero Marcos redobló la apuesta y fue insistente en el ataque para seguir siendo dominadora.

En los dos últimos rounds se acentuó el dominio de Yésica, y aunque el esperado nocaut no llegó, la claridad de la victoria y el espectáculo brindado la hicieron merecedora de la ovación de la multitud.