diciembre 02, 2020

Bradley y Alexander entrenan con todo

Bradley y Alexander entrenan con todo

 

Dan Rafael espn.com

Los titulares del peso welter Jr., Devon Alexander y Timothy Bradley Jr. están en los últimos días de entrenamiento para su tan esperada pelea de unificación, y se están empujando hasta sus propios límites.

No es momento para ceder y ambos lo saben, a medida que se acercan al momento de su enfrentamiento en el Silverdome de Pontiac, Michigan, el 29 de enero (HBO, 10 p.m. ET).

Bradley (26-0, 11 KOs), quien es de Palm Springs, California, y está entrenando en las cercanías de Indio, dijo que está entrenando tan duro como jamás lo ha hecho para derrotar a Alexander en una pelea, la primera importante del 2011, de la que se ha hablado durante más de un año.

«En este punto en mi campo de entrenamiento siento que cada día tiene un momento como en las películas de Rocky, dijo Bradley, de 27 años. «Cuando estoy haciendo combates de práctica o cuando estoy corriendo y siento que he llegado al límite y no puedo más, me pongo a hablar conmigo mismo y soy el que me da aliento para seguir. Oigo una voz interior que me dice que siga adelante, que siga presionando. Sí, quiero esto para mí, pero también quiero esto para todo el mundo — para mi familia, los jóvenes que entreno y aquellos cuyas vidas he tocado de alguna manera en mi trabajo con la comunidad».

Como lo ha hecho para las peleas recientes, Alexander (21-0, 13 KOs) dejó su ciudad natal de St. Louis para entrenar en Las Vegas, donde permanece en una casa propiedad de su promotor, Don King, y duerme en la vieja cama de Mike Tyson. Alexander dijo que él también está entrenando muy duro.

«Estamos en el momento clave de nuestro campo de entrenamiento, corriendo seis millas cada mañana y en el gimnasio todas las tardes para hacer entrenamiento y combate», dijo Alexander. «No puedes superar a una cuidad de boxeo como Las Vegas para encontrar buenos compañeros de sparring. Es muy importante para mi preparación. Estoy peleando con muchachos que no sólo me dan buenos rounds, sino también me dan herramientas para enfrentar a mi oponente — me dan el tipo de ataque al que tendré que enfrentar con Tim Bradley».

Entre los regímenes de entrenamiento más duros de Alexander están sus carreras regulares en Mt. Charleston, la imponente montaña cerca de media hora al noroeste de Las Vegas.

«Un gran desafío es cuando nos dirigimos hasta el Mt. Charleston tres veces a la semana para correr en la carretera de la montaña que yo llamo ‘El Monstruo’. Es una cosa correr allí en verano. Es otra muy distinta hacerlo en la oscuridad del invierno», dijo Alexander, de 23 años. «Me acompañó un equipo de HBO allí la semana pasada mientras recorría ‘El Monstruo’ y nevó en la montaña. Subimos tan alto que estoy corriendo en medio de personas que esquían en el Mt. Charleston Ski Resort».

Los sacrificios que Alexander y Bradley están haciendo es para que cuando la pelea se termine, el ganador pueda declararse el peso welter junior Nº 1 del mundo. El ganador podría enfrentar al titular, Amir Khan, en julio — si Khan sobrevive a un combate del 16 de abril que está en pleno armado — y, finalmente, ir por Manny Pacquiao o Floyd Mayweather Jr.

«Esta es una gran pelea», dijo Bradley. «No sé en qué escala ven esta pelea los demás, pero esta es la más importante de mi carrera y la carrera de Devon. Esto demuestra qué tipo de luchadores que somos. Somos jóvenes y los dos estamos en nuestro mejor momento y no es cosa de todos los días ver enfrentarse a dos muchachos invictos — dos campeones del mundo estadounidenses. Rara vez se ve algo así.

«Soy un Nº 1, y él tiene que demostrar al mundo que es mejor que yo. Va a ser un gran desafío. Estoy entusiasmado, estoy listo y quiero demostrar al mundo que soy el mejor en las 140 libras. Esta división está recargada, y siento que soy el mejor y tengo que demostrarlo el 29 de enero».

Alexander se siente de la misma manera.

«He estado trabajando en esto desde que tengo 7 años. Desde que llegué al gimnasio en St. Louis», dijo. «He estado trabajando duro todos los días. No tomé atajos. Ahora tengo que aprovechar el momento. Esta es una pelea muy importante en mi carrera. Esto determinará quién es el mejor en las 140 libras. Timothy Bradley va a estar listo, y yo estoy dispuesto a demostrar al mundo que soy el mejor en las 140».