noviembre 19, 2017

El retorno de Miguel Cotto

El retorno de Miguel Cotto

Por Simón Piña.

En lo que ha sido considerada como una buena –y para algunos, excelente-, demostración, el Tetracampeón boricua, Miguel Cotto cubrió toda la ruta para derrotar por el fallo unánime de los jueces al batallador japonés Yoshihiro Kamegai en una pelea a 12 asaltos celebrada en el Centro Stud Hub de Carson, California, como parte principal de una cartelera organizada por la empresa “Golden Boy Promotions” del célebre ex campeón Oscar De La Hoya. En el combate estuvo en disputa el Campeonato Mundial Superwelter de la OMB que se encontraba Vacante desde que Canelo Álvarez decidió subir de división a retar al Campeón Mediano, Gennady Golovkin.

Cotto no peleaba desde el 21 de noviembre de 2015 cuando perdió una decisión unánime ante el propio Saúl “Canelo” Álvarez en el Centro de Eventos del Hotel Mandalay Bay de Las Vegas. El boricua disipó los temores de sus parciales que dudaban de su capacidad para lucir su antigua forma, después de una prolongada inactividad de casi dos años. Cotto lució en excelente forma física, soportó la presión y el castigo a la línea media de parte del valiente Kamegai, Supo conservar la calma para desarrollar su estilo de pelea, le tomó el pulso al ataque de Yoshihiro y entendió como penetrar la guardia del nipón con claros puños de contragolpe.

Cotto: un Maestro del cuadrilátero

La derecha en recto y el gancho de izquierda fueron las principales armas del boricua para rechazar la agresividad del peleador del Lejano Oriente, que siempre se mostró dispuesto a presentar batalla y que, incluso, luego de recibir castigo, invitaba a Cotto a que aceptara el intercambio de golpes a quemarropa. Sin rechazar la invitación a la guerra, el boricua imponía el ritmo de pelea que le convenía, mostrando gran dominio de los distintos aspectos del boxeo. Kamegai mostró gran capacidad de asimilación ya que recibió castigo como para haberse quedado, pero la condición física, fortaleza y valentía lo salvaron de un Nocaut.

Después de los primeros cuatro rounds en los cuales, Yoshihiro conectó buenos golpes a la línea media, sobre todo al comienzo de cada asalto, el cansancio le pasó factura, al tiempo de que Cotto le tomaba la medida y empezaba a imponer su estilo de contragolpe a la perfección. Defensivamente, también, “Junito”, demostró estar en excelente forma y gran estado de alerta, al esquivar con veloces reflejos, los puños del japonés mostrando también perfecta coordinación de piernas y torso en sus acompasados desplazamientos por el ring. Los rounds finales, se convirtieron en un monólogo en el cual, la voz cantante la llevaba el puertorriqueño y la única duda era si lograría llevar a la lona al aguerrido Kamegai.

La valentía y fortaleza del japonés, advirtieron a Cotto que no debía abusar buscando un Ko que no era indispensable y que, nadie lo sabe, podría ser hasta peligroso ya que Kamegai se la jugaba aun cuando ya todo parecía estar perdido para él. El boricua continuó su ataque y su dominio, hasta el campanazo final, aunque sin poder lograr llevar a la lona a Kamegai. Al sonar el tañido que indicaba que la pelea había terminado, el público premió la maestría del caribeño y la valentía del japonés con una ovación. Fue una pelea en la que ambos, por las diferentes cualidades mostradas, salieron con su prestigio fortalecido. Cotto, ratificó que es, hoy por hoy, un Maestro del cuadrilátero, y Yoshihiro, que es un valiente capaz de fajarse con cualquiera.

La decisión de los jueces fue la siguiente: Robin Taylor 120-108; Pat Russell 119-109 y Zac Young 118-110, todos a favor de Cotto. El referee Lou Moret, se ganó el salario, en una pelea que fue de ataque franco y limpio, pero que, al final, le obligó a decidir si permitía la continuación de las acciones en vista del franco dominio de Cotto y el castigo que, por momentos, recibía el japonés. El público que plenó los asientos del Centro Stub Hub de Carson, salió satisfecho con la demostración de ambos peleadores y en todo momento les manifestó su respaldo.

¿Qué hará ahora, el Campeón Cotto?

Luego de coronarse Campeón Mundial Superwelter OMB, se supone que Cotto defenderá algunas veces su corona. Se sabe que Cotto ya no pelea por necesidad ya que es bien conocido que el boricua disfruta de una sólida fortuna. Es decir, que podría retirarse hoy mismo del boxeo y vivir “tranquilo y sin nervios”. Pero, suponiendo que deseara continuar, y por la forma que mostró con Kamegai, se vio que lo puede hacer, tendría varias opciones en su futuro inmediato. Una, sería defender el título ante el Campeón Interino de la categoría el inglés Liam Smith, que acaba de ganar esa corona ante su paisano y tocayo, Liam Williams por Kot en 9no round en una pelea que, hasta ese momento iba perdiendo en las tres tarjetas de los jueces.

En lo que podrían ser “Peleas Millonarias”, Cotto esperaría el resultado de la pelea entre “Canelo” Álvarez y Gennady Golovkin, en el casi improbable caso de que ganara el pelirrojo, poder celebrar una revancha en Mediano o en un peso acordado. Incluso si pierde, como se espera, podría darse la pelea. Con el kasajo, si no es posible, ya que con ese, “Ni a Misa”. Podría unificar con monarcas reconocidos por otras organizaciones como el cubano Erislandy Lara (AMB) y Jermell Charlo (CMB) o esperar a alguno de los Welter estelares que desee subir a retarlo como el inglés Kelly Brooks, el norteamericano Demetrius Andrade o el propio Danny García con el cual explotarían el origen boricua de este. En fin, si Cotto continúa –como se supone-, tendría un par de combates interesantes desde el punto de vista boxístico y económico.

Deja Tu Comentario

comentarios