diciembre 03, 2020

Inoue y Yaegashi retienen títulos mundiales en Japón

Inoue y Yaegashi retienen títulos mundiales en Japón

El domingo 8 de mayo en Ariake Colosseum de Tokio en un combate por título mundial supermosca de la OMB, el imbatido japonés Naoya “Monstruo” Inoue ganó por decisión unánime en 12 rounds a su retador mexicano #1 clasificado mundial David “Severo” Carmona y salió exitoso en la segunda defensa de su corona que le arrebató mediante un KO en el segundo round al argentino Omar “Huracán” Narváez en Tokio en 2014.

NAOYA-INOUE
Naoya Inoue

 

En otra pelea estelar a 12 rounds por cetro minimosca de la FIB (Federación Internacional de Boxeo), el nipón monarca universal Akira Yaegashi, venció por decisión dividida a su desafiante mexicano Martín “Diablo” Tecuapetla por la primera defensa titular. Akira Yaegashi conquistó la corona minimosca de la FIB en el pasado diciembre en Tokio al imponerse por decisión unánime al mexicano Javier “Cobra”  Mendoza.

En esa misma cartelera, en una pelea de respaldo a 8 rounds de dos campeonatos mundiales, el mexicano Víctor Uriel “Yuca” López (ahora 9-4-1/4KOs), con base en su voluntad a casta de un valiente batallador de la raza mexicana, se anotó una valiosa victoria en forma sorprendente por KOT a los 1:04 segundos del quinto round sobre el joven japonés hasta entonces invicto #3 clasificado mundial gallo de la OMB (Organización Mundial de Boxeo) Ryo Matsumoto (ahora 17 –1 /15KOs, de 22 años de edad y de Ohashi Boxing Gym de Yokohama), quien sufrió su primera derrota en el boxeo profesional en este combate denominado como su pelea de preparación hacia una oportunidad mundial que estaba programada en 2016.  Debido a esta sorpresiva pifia frente al mexicano Víctor Uriel López, todas las ambiciones de Ryo Matsumoto para disputar un título mundial en 2016 se vinieron abajo definitivamente.

El desenlace de la pelea se produjo en el quinto round durante el cual el árbitro no pudo menos de detener la contienda cuando Ryo Matsumoto se encontraba en un estado peligroso físicamente en el mero momento en que Víctor Uriel López lanzaba descarga cerrada de golpes.

Por: Hisao Adachi