noviembre 28, 2020

Jermain Taylor regresa al ring

Jermain Taylor regresa al ring

Por Dan Rafael ESPN.com

El ex campeón indiscutido de peso mediano Jermain Taylor, sin actividad durante casi dos años tras sufrir una lesión en la cabeza en su última pelea, regresará al cuadrilátero sin problemas de salud y con el entrenador Pat Burns, quien fue despedido durante su reinado del 2006, de vuelta en su rincón.

«Lo estoy entrenando. Ahora mismo estamos trabajando en la logística de dónde y cuándo tendrá lugar la pelea exactamente. (El asesor de Taylor) Al Haymon está trabajando en todo eso ahora mismo», le dijo Burns a ESPN.com el lunes. «Yo estaré con Jermain durante los próximos días. Tenemos que pasar a la siguiente fase de entrenamiento, el sparring».

Burns dijo que Taylor regresará a la división de peso mediano de 160 libras en lugar de seguir peleando en la clase súper mediano de 168, adonde peleó con poco éxito en los cuatro combates antes de su parate.

Múltiples fuentes le informaron a ESPN.com que Showtime, que tenía un contrato con Taylor, uno de los participantes originales del Super Six World Boxing Classic, seguramente televisará la pelea el 13 de agosto. Es probable que el combate se lleve a cabo en la ciudad natal de Taylor de Little Rock, Arkansas, según informan las fuentes. El oponente aún no ha sido seleccionado.

Si Showtime sale con Taylor el 13 de agosto, sería una tarjeta dividida en dos sedes dado que el canal ya está comprometido con la transmisión de la final de su torneo de peso gallo de cuatro hombres — el campeón Joseph Agbeko versus Abner Mares — desde Las Vegas esa misma noche.

Taylor no respondió múltiples solicitudes de entrevistas, pero su regreso se viene planeando desde hace tiempo con el boxeador, su familia, Burns y Haymon evaluando los reportes médicos.

Nada reemplaza el trabajo duro. Sigo teniendo esa vieja mentalidad de soldado. Así me criaron. Mi madre fue dura conmigo. Volveré con él para convertirlo nuevamente en campeón mundial. Ya veremos si podemos ganar unas cuantas peleas y recuperar el título de peso mediano

— Pat Burns, entrenador de Jermain Taylor

Taylor (28-4-1, 17 KOs) no ha peleado desde que sufrió una severa conmoción cerebral en un brutal nocaut ante Arthur Abraham en el 12° round en Berlín durante la pelea de apertura del torneo Super Six en octubre del 2009. El nocaut fue tan fuerte que Taylor fue hospitalizado brevemente por una conmoción, pérdida de memoria de corto plazo y un pequeño sangrado en el cerebro.

En enero del 2010, Taylor se abrió del torneo de todos contra todos, pero dijo que no se retiraba.

«Voy a tomarme un descanso del boxeo y saldré del World Boxing Classic de Showtime Sports», dijo Taylor en aquel entonces. «Es importante que le dé a mi cuerpo y a mi mente un necesitado descanso, ya que he estado boxeando durante casi 20 años. Planeo mantenerme en forma y regresar al deporte en algún momento del futuro».

Ese momento es ahora.

Burns dijo que no estuvo interesado en reunirse con Taylor, quien cumple 33 años el 11 de agosto, hasta que supo que había pasado una batería de exámenes de diferentes neurólogos.

Burns comentó que ha revisado los reportes, los cuales indican que Taylor no corre más riesgo de lesión que cualquier otro peleador. Han trabajado juntos en múltiples mini-campos de entrenamiento durante los últimos meses, aunque aún no ha tenido sparring, comentó Burns.

«Me gusta todo lo que veo, pero, lo que es más importante, los dos neurólogos que ha consultado le han dado el alta en un 100 por ciento para competir, y, en base a lo que he visto, luce extraordinario. Está muy hambriento. Tiene la mirada que tenía cuando estaba ascendiendo.

«Ha pasado por muchas cosas y muchos ya hubieran tirado la toalla, pero él está decidido a regresar por el título, y eso es bastante estimulante. Me alegra que hayamos podido comunicarnos para resolver las cosas. Él está muy hambriento, lo que es grandioso, y ha madurado mucho».

Según Burns, Taylor se ha sometido a exámenes médicos exhaustivos en Little Rock así como también en la reconocida Mayo Clinic. Dijo que ambos neurólogos recibieron copias de los informes médicos efectuados en Alemania después de la pelea contra Abraham, para que pudieran comparar los resultados.

«De esto ya ha pasado casi un año», dijo Burns. «Con las conmociones cerebrales no hay nada como el tiempo (para sanar). Todavía es joven e hicimos muchos estudios. Los reportes médicos dicen que no corre mayor riesgo que cualquier otro peleador, de lo contrario no estaría interesado.

«No necesito el dinero. Estoy muy contento con la forma en que estoy viviendo mi vida. Pero hay algo que me está picando — la sensación de que puede recapturar el título mundial».

Lou DiBella, quien promocionó a Taylor durante toda su carrera, renunció poco después de la derrota ante Abraham porque en aquel entonces Taylor aún estaba considerando permanecer en el torneo. DiBella no comentó sobre el inminente regreso de Taylor.

Burns dijo que Taylor lo contactó hace unos ocho meses.

«La primera vez que vi a Jermain estaba en 197 libras», dijo Burns. «Vino a verme a Miami. Me había llamado dos o tres veces y no le había mostrado mucho interés. Pero Jermain insistía. Así que vino aquí y tuvimos una conversación sincera sobre lo que había sucedido y él aceptó muchas cosas.

«Le dije que sí, que estaba muy decepcionado con lo que había sucedido, pero que lo había dejado atrás bastante rápido para seguir adelante. Me sentía muy decepcionado con la forma en que estaba siendo manejado por sus nuevos entrenadores y la gente que lo rodeaba en Little Rock, quienes se suponía debían estarlo cuidando».

Burns dijo que trabajó con Taylor pero que no estaba dispuesto a comprometerse a entrenarlo nuevamente para intentar un regreso hasta que se sometiera a exámenes médicos.

«Mi preocupación era que hiciera una consulta con un neurólogo», dijo Burns. «Vio a uno local en Little Rock. Le recomendé que fuera a la Mayo Clinic, y lo hizo hace unos cuatro meses. Su seguridad es más importante para mí que cualquier otra cosa. Trabajar con Jermain me va a poner dinero en los bolsillos, pero no va a cambiar mi estilo de vida. Debo asegurarme de poder vivir conmigo mismo.

«Luego me enteré de que Al Haymon también insistía en que fuera a la Mayo Clinic, así que estábamos en la misma página, lo que es muy bueno».

Burns comentó que Taylor ha estado siguiendo una dieta así como también programas de fuerza y resistencia.

«Era una prueba para comprobar su compromiso y me quedé muy, muy contento», dijo Burns. «Hace unas cuatro semanas, vino con 170 libras y se fue con 164. El otro día estaba en 165. Tengo a alguien de confianza en Little Rock y eso fue lo que pesó. Él sabe que sólo hay espacio para la honestidad.

«Le está yendo muy bien. He hablado con Al Haymon, he estado en contacto con Jermain y con su esposa por esto y él quiere pelear, y yo estoy dispuesto a hacerlo. En pocas palabras, ésta es mi evaluación: Luce muy hambriento, muy afilado, y todos los instintos están ahí. Se ve sensacional. Su estado mental es excelente y siento un verdadero compromiso».

Taylor regresará después de haber perdido cuatro de sus últimas cinco peleas (tres por nocaut), una mala racha que comenzó cuando Kelly Pavlik lo noqueó en el séptimo asalto para ganar el título de peso mediano en septiembre del 2007. Taylor luego perdió una decisión ante Pavlik en una revancha no titular cinco meses más tarde, impulsando su pasaje a peso súper mediano.

Taylor, medallista de bronce estadounidense en los Juegos Olímpicos del 2000, no tuvo éxito en 168 libras. Superó por puntos a Jeff Lacy, su compañero olímpico, y en sus siguientes dos peleas fue noqueado en el 12° asalto — por Carl Froch en abril del 2009 en un desafío por el título y luego por Abraham.

Taylor se consagró campeón indiscutido de peso mediano superando por puntos a Bernard Hopkins en julio del 2005, y luego volvió a superarlo en la revancha con otra decisión pareja cinco meses más tarde. Taylor defendió su título cuatro veces antes de toparse con Pavlik. Burns había conducido a Taylor a una marca de 25-0, el título indiscutido y los dos triunfos sobre Hopkins antes de ser despedido y reemplazado con Emanuel Steward, quien tuvo una decepcionante seguidilla de cuatro combates con Taylor — un empate con Winky Wright y decisiones ante Kassim Ouma y Cory Spinks antes de la primera derrota ante Pavlik.

Burns estuvo a punto de regresar al rincón de Taylor a fines del 2007, pero finalmente el viejo asistente Ozell Nelson, figura paterna de Taylor, tomó las riendas.

Burns dijo que él y Taylor planean abrir un campo de entrenamiento completo, con sparring, tal vez tan pronto como la semana próxima con el objetivo de pelear en agosto. Agregó que todo esto se hace con el apoyo de la familia de Taylor.

«Tiene una gran esposa en Erika. Ella se preocupa por él y por su salud y quería asegurarse de que tuviera el alta», comentó Burns. «Hay vida más allá del boxeo. Ella lo apoyó. Ayudó a facilitar todos los exámenes que Jermain se ha tomado. Si ella está contenta, eso es muy importante. Las personas que lo quieren y lo aprecian tienen que apoyar esto para que podamos salir adelante. Si hubiera habido dudas, no habría sucedido. Y el mismo Jermain me dijo, ‘Tengo que ocuparme de mi familia y estar ahí para ellos’. No quería correr ningún riesgo indebido porque tiene una familia de la que cuidar por mucho, mucho tiempo».

El regreso a peso mediano es algo sobre lo que Burns ha insistido.

«Nunca debería haber subido a 168 libras», explicó. «No sólo peleará en peso mediano, sino que podrá cenar bien (la noche antes de la pesada). Nada de matarse para llegar al peso.

«Nada reemplaza el trabajo duro. Sigo teniendo esa vieja mentalidad de soldado. Así me criaron. Mi madre fue dura conmigo. Volveré con él para convertirlo nuevamente en campeón mundial. Ya veremos si podemos ganar unas cuantas peleas y recuperar el título de peso mediano».