noviembre 29, 2020

Khan pierde sus títulos ante Peterson en una épica pelea

Khan pierde sus títulos ante Peterson en una épica pelea

AS.COM | 11/12/2011

El púgil estadounidense Lamont Peterson logró una victoria por decisión dividida ante el británico Amir Khan para quedarse con los títulos del súper ligero (AMB) y welter junior (FIB), dando la sorpresa en la gran pelea celebrada en la noche del sábado en el Walter E. Washington Convention Center, ante una multitud de 8.647 espectadores.

Peterson, un boxeador acostumbrado a luchar contra la adversidad y que creció con su hermano pequeño sobreponiéndose a todo tipo de penalidades mientras dormían en autobuses, robaban y pedían limosna para sobrevivir, ha conseguido ahora sorprender al mundo del boxeo en una épica pelea que creará polémica por las decisiones del réferi Joe Cooper.

Con dos puntos descontados – por los cuales no hizo aviso previo- Cooper cambió el resultado de una pelea llena de acción. Le quitó un punto a Khan en el séptimo round por supuestamente empujar y luego le dedujo otro en el 12º asalto por un golpe a su rival cuando estaba separándolos.

Los jueces Valerie Dorsett y George Hill tuvieron sus tarjetas 113-112 para Peterson y Nelson Vázquez 115-110 para Khan. ESPN.com tenía 114-111 a favor de Khan, mientras que Harold Lederman de HBO dio 113-112 también para Khan.

«Fue un largo camino. Todo el trabajo duro dio sus frutos», dijo Peterson.

«Fue como ir ante dos rivales, el réferi y Lamont», lamentó Khan, tratando de entender la decisión. «Yo fui el peleador más limpio, él fue muy salvaje. El réferi no me dio la oportunidad. Escuché al réferi darme un aviso por empujar, pero yo no podía hacer nada. Él seguía atacando con la cabeza. Lo tenía que empujar porque él venía con su cabeza muy baja. Seguía viniendo con la cabeza», explicó el británico.

Peterson dijo que las deducciones fueron legítimas: «Creo que tendrían que haberle sacado puntos por empujar mi cabeza hacia abajo», dijo. «Estaba empujando mucho, pero no me importó. No me gustó que empujara mi cabeza hacia abajo».

Con independencia del resultado, fue una pelea extraordinaria, llena de acción continua que tuvo al público de pie en el regreso del boxeo a la capital de Estados Unidos por primera vez desde que la carrera de Mike Tyson terminó a manos de Kevin McBride en el 2005.

Peterson (30-1-1, 15 KOs), de 27 años de edad y que ganó la mayor bolsa de su carrera con 650.000 dólares, pareció desconcertado por la velocidad de Khan, y para el segundo round su ojo ya estaba inflamado.

Pero Peterson, el retador obligatorio, nunca paró de atacar, presionándolo todo el tiempo a su rival, mientras Khan, que ganó $1.1 millones más un porcentaje de las ganancias de la televisión Británica, golpeaba y se movía en una pelea de buen ritmo. Ambos peleadores conectaron golpes tremendos, mientras tomaban turnos castigándose el uno al otro, incluyendo un tremendo mano a mano en el tercer asalto.

Tras el duro enfrentamiento, ambos peleadores dijeron que estaban interesados en una revancha.

«Estoy listo para la revancha», dijo Khan, y Peterson aceptó la invitación: «Seguro que le daría una revancha, el me dio la oportunidad y fue una buena pelea. ¿Por qué no? Cuanto antes, mejor», concluyó.