diciembre 04, 2020

Recordando a Don José Sulaimán un año después

Recordando a Don José Sulaimán un año después

Este 16 de enero se cumple un año de la desaparición física de Don José Sulaimán, presidente por siempre del CMB. Murió a los 82 años lúcido, con su amor por la vida intacto, junto a su familia y en el corazón de millones de personas en el boxeo.

En su  extraordinario paso por esta vida fue fotógrafo, líder visionario, filántropo, amante de los deportes, maestro, padre de familia pero sobre todo el hombre que cambió y humanizó el boxeo. En el boxeo participó como boxeador, juez, árbitro, entrenador y hasta promotor.

De inteligencia prodigiosa y memoria sorprendente, deslumbraba por su forma de hacer amigos y de convertir enemigos en aliados con un enorme sentido del humor y siempre un gran caballero.

Fue amigo o conocido cercano de todos los personajes relevantes de la vida deportiva, cultural y política a nivel mundial.

Como  líder dirigente del boxeo fue aprendiendo y mejorando día tras día, en ese afán inacabado por la perfección y actualización que mantuvo vigente hasta su muerte.

Quizás el secreto de inmortalizar su nombre entre las grandes leyendas fue su inagotable interés por aprender, conocer, escribir mejor cada día y preocuparse por los demás y brindar su amistad y atención a todos por igual.

Don José fue un hombre con mucho talento, sabiduría y un Master, para conferencias, discursos y artículos periodísticos. En atención y comunicación a la prensa era extraordinario en su accesibilidad.

Con una visión clara y una alta percepción defendió y amó el boxeo durante su vida de forma excepcional.

Nunca estuvo entre mis soñados planes de la vida conocerle pero cuando niño lo veía en la televisión levantando las manos en el triunfo de tantos campeones mundiales del cinto oro y verde.

No era una meta, fue un privilegio el poder conocerle y compartir con un hombre especial lleno de pasión y amor por la vida, el boxeo y los demás. Ese fue el verdadero líder legendario y respetado que pude conocer y a un rápido año de su despedida terrenal desde nuestro corazón simplemente «Enormes Gigantes Gracias Don José Sulaiman».

Por: Gabriel F. Cordero

sulaiman y cordero