diciembre 03, 2020

“Vikingo” gana por decisión dividida

“Vikingo” gana por decisión dividida

http://www.eluniversal.com.mx/deportes/145554.html

ariel.velazquez@eluniversal.com.mx

El Vikingo llegó con hambre y devoró. El boxeador tapatío, Víctor Terrazas (37-2-1, 21 KO), se proclamó campeón supergallo del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), al derrotar por decisión dividida a Cristian Mijares, en una pelea que se caracterizó por el intercambio de golpes y en la que Terrazas visitó la lona.

Vikingo, quien arribó a la capital mexicana con la ilusión de convertirse por primera vez en campeón absoluto por primera vez en su carrera, abrió el combate con rectos de izquierda que se lograron estrellar en el rostro del lagunero, sumado a combinaciones que impactaron el cuerpo de Mijares.

Con el segundo campanazo, Víctor trató de descifrar la defensa de Mijares a bases de jabs que abrieron al duranguense, suscitando un intercambio de golpes que encendió el ánimo de los poco más de ocho mil aficionados que asistieron a la Arena de la Ciudad de México.

Por intervalos, Mijares (47-7-2, 22 KO), marcó el ritmo del combate, sobre todo en el quinto asalto cuando conectó golpes de derecha en el rostro del Vikingo, quien fue puesto en malas condiciones.

En el séptimo capítulo y arropado por el grito de la afición, Terrazas trazó la pelea, logrando que Mijares abandonara el estilo contragolpeador que lo caracteriza.

Con el conocimiento que se encontraba abajo en las tarjetas Cristian El Diamante Mijares salió con determinación a enfrentar el undécimo round. El lagunero encontró la fórmula para abrir la defensa del Vikingo y le acertó combinaciones que hicieron que el tapatío sangrara de las dos cejas.

El doceavo episodio fue un auténtico terreno minado para el hoy campeón. Mijares arremetió con toda la energía y punch que le quedaba y logró derribar al Vikingo con un upercut de izquierda que aterrizó en la mandíbula de Terrazas. Con el conteo de protección en ocho, El Vikingo logró continuar para soportar la refriega que enviaba Mijares.

El campanazo puso fin a un choque que regaló emociones y que vio a otro mexicano más con el cinturón verde del CMB.