King Kong: Toda pelea es importante, pero esta es vital

Compartir:

Luis Ortiz cree que todavía le queda suficiente tiempo para hacer historia para Cuba en el boxeo.

El deseo de toda su carrera de convertirse en el primer campeón de peso pesado de Cuba sigue siendo un punto central para el zurdo de 43 años, quien ha intentado dos veces y ha fracasado en lograr ese sueño. Su campaña de 2022 se ha dedicado a posicionarse para una tercera oportunidad por el premio más famoso del boxeo, el último paso será frente a Andy Ruiz (34-2, 22KOs), quien seguirá siendo para siempre el primer boxeador mexicano en ganar un título de peso pesado.

“Esta es una pelea que todos han querido, dos guerreros de peso pesado que están listos para pelear”, dijo Ortiz a BoxingScene.com. “Hemos querido esta pelea durante mucho tiempo y tuvimos que perseguirla para que sucediera. Pero estamos aquí ahora y listos”.

La pelea, que sirve como una eliminatoria del CMB programada de 12 asaltos, encabeza un Fox Sports Pay-Per-View (domingo, 9:00 p. m. ET, $ 74.95) que se transmite en vivo desde Crypto.com Arena en Los Ángeles. El ganador avanzará en la clasificación y se acercará un paso más a competir por el título del CMB que actualmente posee el inglés Tyson Fury (32-0-1, 23KOs). (En Panamá se puede ver por Lo Mejor del Boxeo en RPC)

Ortiz (33-2, 28KOs; 2NC) en su última salida dio un nocaut en el sexto asalto sobre Charles Martin (28-3-1, 25KOs) en su eliminatoria semifinal de la FIB apenas 30 minutos de su ciudad natal de Miami el día de Año Nuevo en Hollywood, Florida. La pelea se produjo en lugar de un enfrentamiento esperado con Ruiz de California, a quien Ortiz alguna vez estuvo a punto de enfrentar en 2020. La pandemia canceló esos planes, y el resto de su tiempo lo pasó persiguiendo al ex campeón unificado de peso pesado.

Ruiz vio terminar su reinado del título de peso pesado WBA/IBF/WBO/IBO en diciembre de 2019, perdiendo ante el inglés Anthony Joshua (24-3, 22KOs). La pelea se produjo solo seis meses después de que Ruiz grabara para siempre su nombre en la historia del boxeo mexicano después de levantarse de la lona para vencer al invicto Joshua cuatro veces en el camino a un nocaut en el séptimo asalto en su icónico choque de junio de 2019 en el Madison Square Garden de Nueva York. Ciudad.

Ortiz venía de perder ante el entonces invicto campeón de peso pesado del CMB Deontay Wilder (42-2-1, 41KOs), sufriendo un nocaut de un solo golpe en el séptimo asalto después de ganar prácticamente todos los asaltos hasta ese momento. La derrota rompió una racha de tres victorias consecutivas después de perder ante Wilder en una pelea de marzo de 2018 que estaba en juego en las tarjetas de puntuación hasta que el zurdo cubano fue derribado y detenido en el décimo asalto en el Barclays Center de Brooklyn.

Las derrotas ante Wilder fueron decepcionantes, aunque dos veces ilustraron lo cerca que estuvo Ortiz de hacer historia para Cuba. Ambos reveses solo impulsaron aún más su determinación, hasta el punto en que voluntariamente corrió en dirección a un oponente peligroso como Ruiz si eso significaba alinear una tercera oportunidad por el título.

“Nada me encantaría más que demostrar que soy el mejor peso pesado latino en el negocio”, dijo Ortiz a BoxingScene.com en ese momento.

A pesar de las garantías en ese momento de que Ortiz conseguiría el ganador de Ruiz-Arreola, en cambio se encontró con una campaña vacía de 2021, y solo 45 segundos de acción en el ring en total desde la pandemia. En lugar de un enfrentamiento con Ruiz, Ortiz aceptó con gusto un choque de Año Nuevo con Martin. La rara batalla de zurdos de peso pesado vio a Ortiz sufrir dos caídas antes de recuperarse para derribar y detener al ex campeón de peso pesado de la FIB en el sexto asalto.

La victoria fue suficiente para avanzar a Ortiz en el ranking de la FIB en un momento en que el organismo sancionador estaba preparado para ordenar una pelea de eliminación final con Filip Hrgovic de Croacia en el otro extremo. Sin embargo, su pelea fue lo suficientemente exigente como para que Ortiz sufriera una fractura en la mano que requirió cirugía y lo dejó incapaz de cumplir con el cronograma de la FIB para tal pelea.

Una vez curado, Ortiz volvió a buscar una pelea con Ruiz. Los dos acordaron los términos, aunque con una excepción. Un enfrentamiento dirigido el 16 de julio encontró resistencia por parte de Ruiz, quien informó a PBC que necesitaba al menos un mes más para prepararse para tal pelea. La solicitud fue cumplida, con la pelea pospuesta, lo que dejó a Ruiz suficiente espacio para aceptar enfrentar a Tyrone Spong en un programa planeado para julio en la Ciudad de México que Triller Fight Club llevó a cabo en PPV.

Ortiz y su equipo se acostumbraron a ser evitados, pero no en situaciones en las que existía un rastro documentado. Ortiz correctamente puso su pie en el suelo, exigiendo que Ruiz cumpla con su acuerdo ya que la pelea es crucial para su misión de volver a entrar en la imagen del título.

“Cada pelea es importante, pero esta en particular es crucial para mi carrera”, admitió Ortiz. “Quien gane el domingo seguirá luchando por el campeonato de peso pesado”.

No necesariamente se desarrollará tan fácilmente. El ganador del domingo no se convertirá en el retador obligatorio, ni es probable que ninguno de los cinturones esté disponible para que el vencedor compita por el premio mayor de la división. Según los informes, Fury está en conversaciones con el campeón de peso pesado de la AMB/FIB/OMB/IBO, Oleksandr Usyk (20-0, 13KOs) para una pelea que coronaría al primer campeón indiscutible de peso pesado del siglo XXI.

Tal pelea, si se puede hacer, probablemente se lleve a cabo en el primer trimestre de 2023, ya sea justo antes o poco después del cumpleaños número 44 de Ortiz el próximo marzo. A pesar de estar en una edad en la que la mayoría de los peleadores han terminado con el deporte, o el deporte ha terminado con ellos, el contendiente de peso pesado aún relevante está perfectamente contento con tomar las cosas una pelea a la vez y siempre con una meta a largo plazo en mente.

“Lo primero es vencer a Andy Ruiz (el domingo)”, señaló Ortiz. “Después de eso, sin importar el tiempo que tome obtener otra oportunidad por el título mundial, siempre estaremos listos. Siempre estoy en el gimnasio, siempre entrenando, siempre lista. No le presto atención a las personas que (se burlan) de mi edad. Me siento mejor ahora que cuando tenía 35 y 25 años. Me sentiré aún mejor cuando sea campeón mundial y no me detendré hasta alcanzar esa meta”.