octubre 28, 2021

Lo mejor (y lo peor) de la conferencia de prensa de Wilder-Fury III

Lo mejor (y lo peor) de la conferencia de prensa de Wilder-Fury III

En el dia de ayer se llevó a cabo la conferencia de prensa final antes del esperadísimo combate entre Tyson Fury y Deontay Wilder.

Durante la conferencia de prensa sucedió lo que muchos esperábamos: Wilder acusando a Fury de hacer trampa en el segundo combate y todas las excusas posibles para justificar su primera pérdida como boxeador profesional.

Al principio, esta conferencia de prensa parecía ser como cualquier otra. Sin embargo, terminó con un explosivo intercambio de palabras por parte de ambos boxeadores, especialmente Tyson Fury, quien fue muy duro con el boxeador norteamericano.

La conferencia inició con Deontay Wilder decidiendo no hablar mucho, con sus audífonos puestos y Tyson Fury rehusándose a sentarse, a pesar de que se le pidió que lo hiciera. Tanto Fury como Wilder lo mantuvieron básico al principio, hablando de sus campamentos de entrenamiento, sus motivaciones, su vida personal antes del combate, entre otros temas, pero las cosas explotaron a la hora de decir sus últimas palabras antes del esperado combate.

Wilder lo mantuvo breve al decir que está ‘buscando sangre’. Fury fue el siguiente en hablar y las cosas se descarrilaron por completo.

Fury agarró el micrófono y preguntó por qué si hacía trampa como lo ha estado acusando Wilder, por qué reemplazaría al ex entrenador Mark Breland e insertaría a Malik Scott en la posición de entrenador principal. Dijo que Wilder no «tenía el cerebro para responder la pregunta». Fury usó lenguaje ofensivo y continuó diciendo que no quiere lastimar a Wilder, solo quiere ganar la pelea. El campeón de pesos pesados del CMB dijo que sabe que el boxeador estadounidense no cree que realmente [Fury] hizo trampa, y en el fondo, Wilder sabe que perdió la revancha y que volverá a perder este fin de semana. Fury procedió a decir que cuando gane, Wilder se retirará y volverá a trabajar en un restaurante de comida rápida.

Wilder decide que escuchó suficiente por parte de Fury, así que finalmente habló y se defendió. El «Bronze Bomber» le preguntó a Fury por qué cambió de entrenador, pasando de Ben Davison a Sugar Hill Steward. Fury exclamó que esa no era la respuesta a la pregunta, y esa era otra pregunta. Después de eso, comenzaron a discutir verbalmente de un lado a otro sobre sus cambios de entrenador.

Wilder dijo que Fury ‘golpeó como una *****, y no sentí nada’, y a pesar de ser derribado dos veces, siguió levantándose. Wilder continuó y exclamó que Fury no es un artista del nocaut y que 41 de sus 42 victorias lo convierten en el verdadero experto en KO. Fury dijo que noqueó a Wilder. Wilder lo cuestionó. Dijo que un «entrenador desleal (Breland)» tiró la toalla y despidió a Breland por detener la pelea.

Deontay Wilder dijo que defendió su título del CMB 10 veces y nunca hizo trampa, a diferencia de su atrevido reclamo hacia Fury, quien estaba haciendo todo lo posible por hablar sobre él. Wilder y Fury estaban gritando el uno sobre el otro sobre las trampas, dinero, legado, quien noqueará a quien, antes de que los anfitriones de la conferencia intervinieran y pudieran resolver las cosas antes de que se volviera físico.

Nos quedamos sin un cara a cara debido a que el promotor, Bob Arum, decidió que no se llevara a cabo debido a lo violento que estaba por ponerse el ambiente.

Esta conferencia de prensa sin duda fue algo diferente. Nos podemos imaginar que Arum decidió no tener un cara a cara para que no suceda algo similar a lo de Canelo-Plant el mes pasado.

Usted podrá ver este combate este sábado, 9 de octubre, por las pantallas de Telemetro, Canal 13 en Panamá.